El poeta, que mañana recibirá el Premio Excelencia en las Letras “José Emilio Pacheco”, ve un México desbaratado, doliente. “No soy optimista”, afirma

David Huerta, el poeta, ensayista y traductor que mañana recibirá el Premio Excelencia en las Letras “José Emilio Pacheco”, se define como un pesimista ante la realidad mexicana y un desencantado frente a los políticos que aspiran a la Presidencia, a quienes califica como gente inculta y desinteresados en la cultura.

El colaborador de EL UNIVERSAL que asegura estar emocionado por recibir un premio que lleva el nombre de José Emilio Pacheco, a quien considera “un hermano mayor”, asegura que él no puede más que ver a México desbaratado. “Lo veo desbaratado y doliente”, señala el autor de Incurable, libro que acaba de cumplir 30 años de su publicación y que fue celebrado por el jurado del Premio que otorga la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) y UC-Mexicanistas —a través de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (FILEY)— como un poema extenso en el que David Huerta manifiesta la riqueza y creatividad de su fuerza poética.

Como vez a México?

Es muy desolador lo que ha pasado aquí, no sé qué decir. Yo no soy optimista por desgracia, todos nos han fallado, menos unos cuantos, gente como Javier Sicilia, la gente habla mal de él a la menor provocación, y quienes lo hacen, lo hacen desde la cobardía moral o desde la tontería o desde una corrupción política que me resulta francamente repugnante. El Padre Solalinde y Javier Sicilia son de los pocos que nos hacen pensar que aunque el país está desbaratado, probablemente todavía vale la pena vivir en él porque ellos andan por ahí.

 

Pero es posible un mejor futuro para México?

Yo no soy optimista, no sé lo que vaya a pasar, pero me temo que lo que vaya a pasar no sea una mejoría; ojalá me equivoque, de verdad que no sé cómo hacer para pensar de otra manera o sentir de otra manera, pero lo que veo alrededor y lo que veo en las campañas es muy desolador.

 

México es un país doliente?

Claro, México es un panteón de muertos, hay una violencia increíble que llegó a la capital. Cómo es posible que este gobierno metropolitano lo haya permitido. Los pretextos me parecen verdaderamente basura: “Ay, que los jueces dejan salir a los delincuentes”, “que los reincidentes están en la calle”. Pues hagan algo, pero no, se tiran la bolita, jueces, magistrados, el jefe de gobierno, sus colaboradores.

 

Origen : http://www.eluniversal.com.mx

Facebooktwitter

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *